Nuestro deseo es que cada uno de los mensajes, así como cada uno de los ministerios y recursos enlazados, pueda ayudar como una herramienta al crecimiento, edificación y fortaleza de cada creyente dentro de la iglesia de Jesucristo en las naciones y ser un práctico instrumento dentro de los planes y propósitos de Dios para la humanidad. Cada mensaje tiene el propósito de dejar una enseñanza basada en la doctrina bíblica, de dar una voz de aliento, de edificar las vidas; además de que pueda ser adaptado por quien desee para enseñanzas en células o grupos de enseñanza evangelísticos, escuela dominical, en evangelismo personal, en consejería o en reuniones y servicios de iglesias.

domingo, 25 de enero de 2015

Caminando con Cristo el Señor °

Abraham fue un hombre que experimentó tanto confianza como confusión en su caminar con Dios, por medio de éxitos y fracasos, certidumbre y duda, experiencias en la cumbre y en valles de desesperación. Muchas personas piensan que es creer algo en lo que pueden estar seguras. Pero ¿sabía usted que para el cristiano la fe es también un camino?

En el momento de la salvación, el creyente da su primer paso, y a partir de ese punto camina en una relación con Jesús. Este viaje es la experiencia más emocionante de la vida, porque estamos aprendiendo a conocer a nuestro Salvador y a cumplir con lo que Él nos ha llamado a hacer. Cualquier camino es más fácil si uno conoce a alguien que lo ha recorrido antes. Gracias a Dios, tenemos la Biblia, la cual está llena de maravillosos ejemplos de personas que transitaron el mismo camino en que estamos nosotros hoy.

Abraham fue un hombre que experimentó tanto confianza como confusión en su caminar con Dios, por medio de éxitos y fracasos, certidumbre y duda, experiencias en la cumbre y en valles de desesperación. Cuando examinamos su peregrinaje de fe, encontramos seis palabras que nos ayudan a entender lo que podemos esperar al imitar sus pasos.

• PROPÓSITO. En primer lugar, debemos entender que Dios nunca hace nada sin un plan. Sus propósitos han sido fijados y cumplidos desde la creación (Isaías 46:9-10. Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero). Él tiene planes para la vida suya también, pero la única manera de descubrirlos es recorrer el camino de la fe con Él. Aunque usted no llegue a entender todas las vueltas y giros a lo largo del camino, sí podrá confiar en la fidelidad y en el poder ilimitado de Aquél que le guiará.

Cuando Abraham escuchó al Señor por primera vez, no tenía idea de que su historia quedaría registrada para ser leída por las generaciones futuras. Y gracias a que fue fiel al dar ese primer paso, la nación de Israel fue establecida, y nació el Salvador del mundo.

¿Ha pensado usted alguna vez en lo que Dios pudiera hacer en su vida si caminara obedientemente con Él? El Señor no nos dice siempre lo que está haciendo; simplemente dice: “Sígueme”. Entonces, cuando damos un paso de fe, Él nos da más dirección. Si recibiéramos todos los detalles, nos perderíamos la emoción de caminar con Él, y las bendiciones que Él quisiera darnos.

• PERPLEJIDAD. Cuando el Señor le dijo: (Génesis 12.1-3. Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.) Abraham no tenía idea de dónde terminaría su viaje o de cuáles serían los resultados a largo plazo. Su mente debió estar inundada de preguntas.

Del mismo modo, nuestro caminar con Dios puede ser difícil de entender. A veces, nos pide que vayamos a lugares que parecen ilógicos o que hagamos cosas sin sentido. Pero somos llamados a andar por fe — no por vista, sentimientos o razonamientos humanos.

Es por eso que no podemos tomar decisiones basándonos en lo que nos parece lógico. Las decisiones correctas se toman solo cuando tenemos en cuenta lo que es lógico para Dios. Sus pensamientos y sus caminos son más altos que los nuestros (Isaías 55:8-9. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos).

La única manera de recibir más entendimiento del Señor, es mediante el estudio de su Palabra. Al examinar lo que Él desea para nosotros, y en la manera como trabajó en las vidas de hombres y mujeres de la Biblia, comenzaremos a ver los acontecimientos desconcertantes de nuestras vidas desde su perspectiva. Algún día todas nuestras preguntas serán respondidas, y todo tendrá sentido.

Veremos cómo estuvo haciendo que todo resultara para bien, conforme a su buen propósito en cada situación — incluso en las dolorosas. No tenemos que comprender siempre lo que está haciendo; lo único que tenemos que hacer es obedecer y dejar todas las consecuencias en sus manos.

• PACIENCIA. Somos una generación apresurada, pero Dios nunca tiene prisa. En el camino de la fe, hay dos indicaciones — “Reduce la velocidad”, y “Espera aquí” — y no nos gusta ninguna de ellas. Si usted es como yo, querrá mantenerse en movimiento y seguir adelante con lo que sea que el Señor le haya llamado a hacer.

A veces, tenemos la idea de que si Él nos dice que demos dos pasos al frente, cinco serían mejor. Pero recordemos que Dios ha planificado perfectamente nuestra ruta de acuerdo con su cronograma. Si Él dice que espere, usted tenga la seguridad de que Él está trabajando para lograr el mejor resultado posible — un resultado que dará testimonio de su fidelidad, y que le glorificará.

En la vida de Abraham vemos tanto las bendiciones de esperar en el Señor, como las consecuencias de adelantarse a su plan. Cuando Dios le dijo que dejara su tierra, Abraham salió obedientemente de Harán y se estableció en la tierra de Canaán (Génesis 12:4-8. Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán. Tomó, pues, Abram a Sarai su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y todos sus bienes que habían ganado y las personas que habían adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán; y a tierra de Canaán llegaron. Y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de Siquem, hasta el encino de More; y el cananeo estaba entonces en la tierra. Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido. Luego se pasó de allí a un monte al oriente de Bet-el, y plantó su tienda, teniendo a Bet-el al occidente y Hai al oriente; y edificó allí altar a Jehová, e invocó el nombre de Jehová.). Incluso edificó un altar para adorar al Señor. Sin embargo, cuando hubo una hambruna, Abraham decidió no confiar en el Señor o esperar en su provisión. En vez de eso, se fue a Egipto con su familia (v.10).

• PROTECCIÓN. A pesar de que caminar por fe puede parecer arriesgado, el camino de Dios es, en realidad, el más seguro, ya que Él siempre protege a quienes viajan con Él. Cuando el Señor llamó a Abraham, le prometió: “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré” (v.3).

Este mismo principio de la protección divina se ve a lo largo de todas la Biblia. Aunque Dios no siempre nos libra de las adversidades, sí nos ayuda a atravesar las pruebas. De hecho, las utiliza para mejorar nuestra relación con Él.

El Señor interviene incluso a nuestro favor cuando estamos en dificultades como resultado de nuestras decisiones imprudentes. Cuando cometemos un desliz en nuestra fe, Él no nos abandona. Entiende nuestras debilidades y sabe cuándo tenemos un corazón inclinado a Él.

¿Significa esto que no tendremos que sufrir las consecuencias de nuestras malas decisiones? De ninguna manera. El principio divino de la siembra y la cosecha sigue vigente (Gálatas 6:7. No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará). Veamos el incidente entre Sara y Agar. El nacimiento de Ismael dio como resultado estrés y conflicto en la familia de Abraham. Sin embargo, aunque el torpe intento de Sara de tener un hijo complicó el plan del Señor, eso nunca frustró sus propósitos. El hijo prometido, Isaac, llegó de todas maneras de acuerdo con el plan de Dios (Génesis 21:1-2. Visitó Jehová a Sara, como había dicho, e hizo Jehová con Sara como había hablado. Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho).

• PÉNDULO. Al caminar usted con el Señor, habrá momentos en que sentirá que su vida espiritual oscila como un péndulo entre la fe y la duda: sabe lo que dice la Palabra de Dios, pero las circunstancias y sus sentimientos le dicen algo totalmente diferente. A Abraham, sin duda, le fue difícil algunas veces creerle a Dios. Su fe era fuerte cuando comenzó su peregrinación, pero cuando las dificultades lo amenazaron, o el Señor pareció ir despacio para cumplir sus promesas, las dudas se apoderaron de su fe.

Sin embargo, en el momento que Abraham enfrentó la mayor prueba de su vida, su fe se había vuelto tan fuerte que obedeció diligentemente la orden de Dios de sacrificar a Isaac en el altar (Génesis 22:1-18). Porque creyó que Dios podía hacer lo imposible, pasó la prueba de fe, y el Señor salvó a Isaac.

• PAZ. Porque Abraham había aprendido a confiar en Dios, experimentó la paz maravillosa que significa tener una relación con el Señor. ¿Y no es eso lo que todos necesitamos? Hermano, no hay paz fuera del camino de la fe. No es cuestión de tener todo lo que deseamos, sino de desarrollar una actitud de confianza y tomar la determinación de obedecer, sabiendo que Dios siempre nos lleva por el camino correcto.

Cuando se trata de la fe, tenemos ventajas que no estuvieron al alcance de Abraham. En primer lugar está la Biblia, que revela la perspectiva de Dios en cuanto a la fe, y que nos permite aprender de los éxitos y los fracasos de quienes nos precedieron.

En segundo lugar, tenemos la encarnación del Hijo de Dios que ocurrió 2.000 años después de Abraham; este patriarca no solo careció de todo lo que el Nuevo Testamento revela acerca de Jesucristo, sino además de la presencia interior del Espíritu Santo, como sí la tenemos los creyentes hoy.

Abraham demostró fe por la revelación que le había sido dada (1 Corintios 3:11; Hebreos 9:10). Al hacer nosotros lo mismo cada día, experimentaremos la paz que sobrepasa todo entendimiento y la emoción de seguir a Cristo, paso a paso, en el poder del Espíritu Santo. Caminar hacia la meta final que es la eternidad con Dios es posible cuando damos pasos firmes y sostenidos, asidos de la mano del Señor Jesucristo. Avanzar no se logra dependiendo de la fortaleza personal, sino afianzados de la fortaleza divina.

Es probable que las circunstancias adversas desprendan temores, inquietud e incertidumbre; sin embargo estamos llamados a seguir caminando en fidelidad a Dios. Nos anima la esperanza de que nuestro amado Padre cumplirá aquello que nos ha prometido y que es: en el presente muchas bendiciones, y mañana: la vida eterna.

Nuestro tránsito terrenal con Dios amerita que tengamos fe. Puede que no veamos ahora la materialización de las promesas divinas, pero debemos seguir caminando firmes. Como los hombres de fe que describe la Biblia, estamos llamados a guardar la esperanza, confiando en la veracidad de las promesas de Dios. Con ayuda del Señor Jesús podemos despojarnos del temor, las dudas y la incertidumbre que nos impiden avanzar. Con ayuda del Señor Jesús podemos vencer la tentación que inclina nuestra naturaleza al pecado. Con la ayuda del Señor Jesús podemos avanzar en el camino de fe con perseverancia.

Nuestra mirada no puede estar puesta en las circunstancias, sino en la sagrada meta. El Señor Jesús es Quien nos fortalece con la fe necesaria para vencer: “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe”. El Señor Jesús es quien nos anima cuando llegan los momentos difíciles. La vida es un caminar. Cada día caminamos por una senda que nos lleva a diferentes lugares. A veces es un camino que lleva a lugares de descanso y paz. Se parece a una vereda entre las montañas verdes, que con cada vuelta revela un manantial, un lago pacífico o una vista panorámica.

En otros momentos, nuestro caminar nos lleva por desiertos inmensos. Un día sigue a otro, sin cambios perceptibles, y nuestra alma se muere de sed. Pensamos que nunca saldremos de este desierto, que la vida nunca será mejor, que el sueño de un oasis de paz y descanso no es más que un espejismo. Así es nuestra vida. Solemos pensar que la calidad de nuestra vida depende del lugar en el que nos encontremos. Creemos que sólo podremos vivir bien si las circunstancias de nuestra vida son propicias. El viaje sólo vale la pena para nosotros si el paisaje es acogedor.

Así es que pensamos, pero cometemos un gran error al pensar así. Mucho menos importante que los lugares por los que andemos en el camino de nuestra vida es esto: ¿con quién andamos? La compañía, no el campo, determina la calidad de nuestro camino.

Veamos otro ejemplo, la vida de Enoc de quien dice en la  Biblia que caminaba con Dios. Génesis 5:18-24. Vivió Jared ciento sesenta y dos años, y engendró a Enoc. Y vivió Jared, después que engendró a Enoc, ochocientos años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Jared novecientos sesenta y dos años; y murió. Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.

En lugar de morir, como cualquier otro ser mortal, Enoc un día desapareció porque Dios se lo llevó. La única otra persona en el Antiguo Testamento de quien se dice esto es Elías. Enoc ocupa un lugar muy especial; no tuvo que experimentar la muerte física, sino que Dios lo llevó directamente a estar con él. ¿Por qué? ¿Cuál fue el secreto de Enoc? Se encuentra en una frase repetida dos veces en el pasaje. El secreto de Enoc, y el ejemplo que él nos da a nosotros, es éste: Enoc anduvo con Dios.

Enoc nos sirve como ejemplo del hombre justo. Tuvo una vida larga a comparación con nuestras vidas, pero muy breve a comparación con las vidas de sus contemporáneos. Su hijo Matusalén vivió más que cualquier otra persona en la historia, novecientos sesenta y nueve años; Enoc murió a la edad joven de trescientos sesenta y cinco. ¿Por qué tan joven? Dios se lo llevó, dice el verso, y podemos concluir que él ya había cumplido su propósito sobre la tierra. Dios lo quitó de la corrupción de este mundo y lo llevó a estar con él.

La corrupción del mundo, en aquellos días, ya era muy grande. A veces nosotros solemos pensar que el pasado fue un tiempo más puro e inocente, pero la Biblia nos enseña que la naturaleza humana después de la caída del hombre ha sido siempre la misma. Sin embargo, nos demuestra con claridad que Enoc vivía en tiempos de gran maldad, pues poco después Dios tuvo que destruir a la humanidad en el diluvio a causa de su gran desobediencia. Todos los males de nuestra sociedad - el homicidio, la drogadicción, la homosexualidad, la violación - ya existían, y se extendían por toda la sociedad.

¿Cómo logró Enoc caminar con Dios en medio de una sociedad tan corrupta? Los versos que hemos leído en Génesis no nos lo dicen con claridad, pero podemos encontrar la clave en el Nuevo Testamento. Hebreos 11:5-6. Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Estos versos nos dicen algo muy interesante acerca de la forma en que Enoc logró agradar a Dios: Enoc anduvo con Dios porque tuvo fe en el carácter de Dios. Lo que encontramos en el Antiguo Testamento no es un testimonio acerca de la fe de Enoc, sino más bien la declaración de que él agradó a Dios. Como dice el versículo, sin fe es imposible agradar a Dios. En otras palabras, habría sido imposible que Enoc agradara a Dios aparte de la fe.

Si no tenemos fe, no habrá base para vivir de una forma que le complace a Dios. Esta es la razón que Satanás busca de mil maneras atacar nuestra fe. Él ataca, sobre todo, lo que creemos acerca de Dios.

Si vamos a agradar a Dios, tenemos que creer - antes que nada - que él existe. El enemigo trata de hacernos dudar de la existencia de Dios ofreciéndonos muchas teorías muy sofisticadas para explicar la existencia del cosmos sin necesidad de Dios. Aunque muchas personas se dejan llevar por estas ideas, la Biblia dice: Dice el necio en su corazón: No hay Dios. (Salmo 53:1)

Tenemos que creer también que Dios recompensa a quienes le buscan. Tenemos que creer, en otras palabras, que vale la pena buscar a Dios. Aquí precisamente es que veo a muchas personas caer en problemas. La gran mayoría de las personas creen en Dios; creen que existe un ser supremo, y les gusta la idea de que hay alguien que nos está cuidando. Muy pocos, sin embargo, realmente parecen creer que vale la pena buscar a Dios. ¿Cómo más explicar la falta de asistencia a la iglesia, el poco valor dado a la oración, la gran pereza cuando se trata de estudiar la Palabra de Dios? Me pregunto cuántos de nosotros realmente creemos que vale la pena buscar a Dios.

Enoc agradó a Dios porque tuvo fe en su carácter. En otras palabras, Enoc creía en un Dios que vale la pena buscar. ¿En qué clase de Dios crees tú? ¿Crees en un abuelito celestial, que de vez en cuando te manda regalos? ¿Crees en un copiloto divino, que te ayuda cuando te metes en apuros? ¿Crees en un Dios que te mira desde lejos, y simplemente tratas de no irritarlo mucho?

La única forma de agradar a Dios es creer que él existe, y que es un Dios que recompensa a quienes lo buscan. Vale la pena esforzarse en buscar en Dios. Vale la pena sacrificar tiempo y energía para conocerlo y agradarle. Enoc complació a Dios porque tuvo fe en su carácter, y sólo así podremos hacerlo tú y yo. Confiar en el carácter de Dios también significa creer que él obrará.

Dios nos ha dado una visión para entender sus planes para el futuro. En los libros de Daniel y Apocalipsis, y en secciones de otros libros, Dios ha quitado el velo para que entendamos lo que sucederá.

Y si tú nunca has empezado a caminar con Dios, hay tres cosas que tienes que entender. La primera cosa es que tus pecados te separan de Dios. Para que puedas caminar con él, tus pecados tienen que ser purificados. La segunda cosa es que Jesucristo vino a este mundo para purificar tus pecados. Él se hizo hombre, murió en la cruz y resucitó, así pagando tu pecado.

La tercera cosa que tienes que entender es que, para poder recibir el perdón, tienes que arrepentirte de tu pecado y confiar en Jesús. Si nunca has hecho esto y lo quieres hacer hoy, ora para invitar a Cristo a salvarte. Él lo hará.

Los cristianos estamos llamados a caminar en victoria con la ayuda del Señor Jesucristo. Él nos guía, ayuda y fortalece para seguir adelante, por encima de las circunstancias. Cuando llega el desánimo, Él nos anima; si nos asalta la incertidumbre, nos llena de seguridad, y si el cansancio toca a nuestra puerta, Él nos fortalece. ¡Usted puede dar pasos firmes hacia la victoria caminando de la mano del Señor Jesucristo!. Bendiciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario