Nuestro deseo es que cada uno de los mensajes, así como cada uno de los ministerios y recursos enlazados, pueda ayudar como una herramienta al crecimiento, edificación y fortaleza de cada creyente dentro de la iglesia de Jesucristo en las naciones y ser un práctico instrumento dentro de los planes y propósitos de Dios para la humanidad. Cada mensaje tiene el propósito de dejar una enseñanza basada en la doctrina bíblica, de dar una voz de aliento, de edificar las vidas; además de que pueda ser adaptado por quien desee para enseñanzas en células o grupos de enseñanza evangelísticos, escuela dominical, en evangelismo personal, en consejería o en reuniones y servicios de iglesias.

domingo, 15 de abril de 2018

Dios gobierna todo con amor y orden-


1 Crónicas 29:11. La Biblia de las Américas (LBLA). Tuya es, oh Señor, la grandeza y el poder y la gloria y la victoria y la majestad, en verdad, todo lo que hay en los cielos y en la tierra; tuyo es el dominio, oh Señor, y tú te exaltas como soberano sobre todo.

Dios gobierna los cielos, el universo y la tierra con amor y con orden; su voluntad que es buena agradable y perfecta es la que nos conviene y viene a nuestras vidas a través del reinado de su Hijo Jesucristo por medio del Espíritu Santo, pero esta comprensión de esta gran verdad viene por la revelación del Padre Celestial a sus hijos.

Mateo 16:16-18. La Biblia de las Américas (LBLA). Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Y Jesús, respondiendo, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Hay muchas personas que piensan y viven como si Dios solamente reinara en el cielo, pero no piensan, ni creen que Él es el creador del mundo y tampoco creen que Él controle todas las cosas que ocurren en él. Algunas personas piensan que el mundo y el universo funcionan como un producto de la evolución, otros consideran que el hombre puede controlar lo que le sucede usando su propio libre albedrío, otros creen que es el diablo quien gobierna, pero Dios es realmente el Creador de todo lo que existe y gobierna de acuerdo a su voluntad y propósitos.

Mateo 10:26-31. Nueva Traducción Viviente (NTV). Así que no tengan miedo de aquellos que los amenazan; pues llegará el tiempo en que todo lo que está encubierto será revelado y todo lo secreto se dará a conocer a todos. Lo que ahora les digo en la oscuridad, grítenlo por todas partes cuando llegue el amanecer. Lo que les susurro al oído, grítenlo desde las azoteas, para que todos lo escuchen. No teman a los que quieren matarles el cuerpo; no pueden tocar el alma. Teman solo a Dios, quien puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el infierno. ¿Cuánto cuestan dos gorriones: una moneda de cobre? Sin embargo, ni un solo gorrión puede caer a tierra sin que el Padre lo sepa. En cuanto a ustedes, cada cabello de su cabeza está contado. Así que no tengan miedo; para Dios ustedes son más valiosos que toda una bandada de gorriones.

Siguiendo la soberanía de Dios a través de la Biblia, una de las referencias más frecuentes a ésta, se relaciona con su control sobre las naciones y gobiernos. Dios es el Señor sobre toda la historia de la humanidad, y está desarrollando todos los detalles de ella, como dijo Pablo en Efesios 1:11: …”conforme al propósito del que hace todas las cosas”… Es decir, Dios realiza todos los eventos de la historia. Todas las decisiones de los gobernantes, reyes y parlamentos.

Proverbios 21:1-2. Traducción en lenguaje actual (TLA). En las manos de Dios los planes del rey son como un río: toman el curso que Dios quiere darles. Todo el mundo cree hacer lo mejor, pero Dios juzga las intenciones.

Sin embargo hay que entender que la tierra ha estado bajo un dominio temporal del diablo, porque fue cedido por el pecado de Adán y Eva en los comienzos de la humanidad como es narrado en el libro de Génesis capítulo 3. Así mismo toda la humanidad entró en maldición hasta que apareció el Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo en medio nuestro para deshacer todas las obras del diablo en medio nuestro.

1 Juan 3:7-9. La Biblia de las Américas (LBLA). Hijos míos, que nadie os engañe; el que practica la justicia es justo, así como Él es justo. El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha pecado desde el principio. El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo. Ninguno que es nacido de Dios practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.  

Dios proporcionó el ejemplo definitivo de administración del tiempo y de orden en el libro de Génesis. En seis días, Él creó la tierra y todo lo que hay en ella, y el séptimo día descansó. Todo fue según el plan. Hubo un orden en cuanto a cuándo y cómo creó Él: una sucesión y progresión en cuanto a cómo desarrolló Él cada organismo y cada especie. Dios no desperdició sus recursos, especialmente su tiempo. Él fue determinado y conciso cuando desplegó vida en nuestro planeta.

Veamos a Noé, José, Moisés y David. Todos ellos fueron hombres de honor y orden. Eran disciplinados y dedicados, y se sometieron a los mandamientos de Dios. Fueron fuertes y valientes, porque entendieron el poder de una jerarquía y autoridad divina. Siguieron órdenes, conociendo el poder que tenían a su disposición al someterse a Dios. Hasta Salomón entendió la importancia del orden cuando siguió meticulosamente las instrucciones de Dios y su cadena de mando al construir el templo. Leemos en 2 Crónicas 8:16: "Toda la obra de Salomón se llevó a cabo, desde el día en que se echaron los cimientos del templo hasta que se terminó de construirlo. Así el templo del Señor quedó perfectamente terminado". En el Nuevo Testamento, Pablo nos insta con respecto a la iglesia de Dios: "Pero todo debe hacerse de una manera apropiada y con orden" (1 Corintios 14:40).

1 Corintios 14:33. Nueva Traducción Viviente (NTV). Pues Dios no es Dios de desorden sino de paz, como en todas las reuniones del pueblo santo de Dios.

El orden es una condición en la cual se mantiene la libertad del desorden o la interrupción mediante estructuras, sistemas y protocolo. Siempre que hay una falta de orden, rango o cadena de mando; siempre que el protocolo no está presente; o siempre que un código de conducta no se percibe o no se entiende, produce vacío, falta de propósito y significado. Si en la vida de una persona está se caracterizada por confusión, conflicto, frustración o falta de dirección, significado o perspectiva, es una indicación de que hay deficiencia en el área del orden. Donde no hay orden no hay luz: Job 10:22. Nueva Traducción Viviente (NTV). Es una tierra tan oscura como la medianoche, una tierra de penumbra y confusión donde aún la luz es tan oscura como la medianoche.

Voy a tomar como referencias algunas palabras del autor  A.W. PINK, para explicar un poco más sobre el tema que estamos estudiando hoy. Cuando pensamos acerca de lo que está pasando en nuestras vidas y el mundo, no debemos comenzar a explicarlo desde una perspectiva humana, porque si lo hacemos así, jamás entenderemos la realidad espiritual. Existen muchas cosas en la vida que encontramos extrañas y difíciles de entender, pero a través de la Biblia, nuestro Padre Celestial nos da revelación y entendimiento. La Biblia es la Palabra de Dios, la revelación divina para nosotros, es nuestro manual de vida. Así que, si queremos entender lo que pasa en nuestras vidas y el mundo, nos es necesario buscar la presencia de Dios y escudriñar su Palabra con la ayuda del Espíritu Santo.

1 Corintios 1:27-29. La Biblia de las Américas (LBLA). Sino que Dios ha escogido lo necio del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte; y lo vil y despreciado del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para anular lo que es; para que nadie se jacte delante de Dios.

¿Entiende lo que implican las palabras "Soberanía de Dios"? En la introducción vimos que aunque hay mucha maldad en el mundo, la Biblia afirma que Dios está en completo control de todo. Esto es lo que implican las palabras "Soberanía de Dios". Cuando decimos que Dios es soberano, queremos decir que Dios tiene poder absoluto sobre todo. Él es El Supremo, El gran Rey; Él es Dios. El hace su voluntad en el cielo y en la tierra, y no hay nadie que pueda detener su mano y decide, " ¿Qué haces?". Cuando decimos que Dios es soberano, queremos decir que El es el Dios Todopoderoso, que posee todo poder en el cielo y en la tierra y que nadie puede resistir su voluntad. Este es el Dios de la Biblia.

Hay mucha maldad en el mundo, la Biblia afirma que Dios está en completo control de todo. Esto es lo que implican las palabras "Soberanía de Dios". Cuando decimos que Dios es soberano, queremos decir que Dios tiene poder absoluto sobre todo. Él es El Supremo, El gran Rey; Él es Dios. El hace su voluntad en el cielo y en la tierra, y no hay nadie que pueda detener su mano y decide, " ¿Qué haces?". Cuando decimos que Dios es soberano, queremos decir que Él es el Dios Todopoderoso, que posee todo poder en el cielo y en la tierra y que nadie puede resistir su voluntad. Este es el Dios de la Biblia.

Dios es completamente soberano. El posee el derecho de gobernar todo tal como Él quiera. Dios es como el alfarero que tiene control completo sobre el barro. Dios es soberano en la manera en que usa su poder. Ello usa cómo, cuándo y dónde lo desee. Todo el testimonio de la Biblia afirma esta verdad. Cuando el Faraón, rey de Egipto, intentó detener a los israelitas para que no fueran a adorar a Dios en el desierto, Dios uso su poder y los israelitas fueron salvados, mientras que los egipcios fueron vencidos. Después, cuando los israelitas entraron en la tierra de Canaán y encontraron que la ciudad de Jericó era un obstáculo, Dios usó su poder y los muros de la ciudad fueron derribados. El poder de Dios salvó a David de Goliat. Dios cerró la boca de los leones para que no lastimaran a Daniel.

No obstante, en ocasiones Dios no muestra su poder por un largo tiempo, y entonces repentinamente lo manifiesta y todos lo pueden ver. El poder de Dios no siempre rescata a su pueblo de los peligros. En Hebreos 11:36-37, nos dice como algunos que creyeron en Dios fueron apedreados y aún muertos, y otros anduvieron errantes cubiertos con pieles de animales y soportando mucho sufrimiento. ¿Por qué no fueron rescatadas estas personas por el poder de Dios como las otras? La única respuesta es que Dios es soberano en la manera en que usa su poder. El hace lo que sabe que es mejor.

Dios es soberano también en la manera en que concede su poder a otros. Concedió poder a Matusalén para que viviera más tiempo que ningún otro. Dios concede a algunos la capacidad de ganar mucho dinero, pero no hace a todos ricos. Esto es debido a que Dios ejerce su soberanía al conceder su poder a las personas. El no concede el mismo poder a todos. Dios es soberano también en el otorgamiento de su misericordia.

Cuando Jesús fue al estanque de Bethesda en Jerusalén, había muchos enfermos allí y entre ellos estaba un hombre que había estado enfermo por treinta y ocho años. Juan capítulo 5 nos dice que Jesús dijo a este hombre, "Levántate, toma tu lecho y anda" (ver. 8). De inmediato el hombre fue sanado; levantó su lecho y se fue. Ahora, ¿Por qué fue sanado este hombre en particular? No nos dice que fuera debido a que merecía ser sanado. Es decir, la misericordia de Dios se manifestó en él de una manera soberana, porque Jesús pudiera haber sanado a toda la multitud tan fácilmente como lo hizo con este hombre. Pero Jesús usó su poder divino para sanar a un solo hombre.

Dios es soberano en la manera en que otorga su misericordia. El muestra su misericordia como a Él le place. Dios es soberano en la manera en que muestra su gracia. La gracia es el favor divino mostrado hacia aquellos que no lo merecen'" (sino que por el contrario, merecen ser enviados al infierno). La gracia es lo opuesto a la justicia, puesto que la justicia nos da sólo lo que merecemos. La gracia es la bondad de Dios hacia las personas que no la merecen, puesto que ellos han odiado y desobedecido a Dios y su ley. La gracia es un don (un regalo) de Dios, de tal manera que nadie puede exigirlo como si fuera un derecho, porque entonces dejaría de ser gracia. Dios no debe su gracia a nadie, sino que la concede a los que Él quiere por su propia soberana voluntad. Podemos regocijamos en esto, porque los pecadores son salvados por gracia. Esto significa que la persona más pecaminosa puede ser alcanzada por esta gracia. La gracia excluye toda jactancia humana y le da a Dios toda la gloria de la salvación. "

Casi cada página de la Biblia nos recuerda que Dios es soberano en el otorgamiento de su gracia. Cuando Jesús nació, las buenas nuevas no fueron anunciadas a todo el mundo, sino que fueron dadas a los pastores en Belén y a hombres sabios del Oriente. Dios pudiera haberlo dicho a todos pero no lo hizo, porque Él es soberano en la forma en que ejerce su gracia. ¿Se fija usted en que Dios ha otorgado su gracia a personas con poca probabilidad de ser alcanzadas? Ella mostró a los pastores ya hombres que ni siquiera eran judíos. Frecuentemente, desde aquel entonces hasta el día de hoy, Dios ha hecho exactamente lo mismo, mostrando su gracia a las personas más despreciables e indignas.

Dios está controlando aún todas aquellas cosas que no tienen vida como el clima, el viento y el mar. Cuando Dios dijo, "Hágase la luz", la luz se hizo. Cuando Dios dijo que enviaría un diluvio sobre el mundo antiguo debido a la depravación de sus habitantes, entonces el diluvio vino. Cuando Dios trajo las plagas sobre Egipto, la luz se tomó en obscuridad, las aguas se convirtieron en sangre y grandes piedras de granizo cayeron. Dios estaba controlando todos estos eventos. Hay muchos ejemplos en la Biblia de cómo Dios ha controlado todas aquellas cosas que no tienen vida.

El horno del rey Nabucodonosor fue calentado siete veces más de lo acostumbrado, y tres de los hijos de Dios fueron arrojados dentro de el, y el fuego ni siquiera quemó sus vestidos aunque sí mató a los hombres que los lanzaron al horno. Cuando los discípulos iban con el Señor Jesucristo en un pequeño bote y la tormenta atemorizó a los discípulos, Jesús dijo a la tormenta, "Sea la paz', y entonces el viento cesó y el mar se calmó. Dios controla el clima, porque Él envía el hielo, la nieve y el viento. También Él envía y detiene la lluvia. Todas estas cosas inanimadas obedecen a la voz de Dios y así ejecutan su soberana voluntad. Cuando nos quejamos del clima, ¡En realidad estamos quejándonos de la voluntad de Dios! Dios hizo el mundo y continúa controlándolo.

Salmos 103:19. Nueva Traducción Viviente (NTV). El Señor ha hecho de los cielos su trono, desde allí gobierna todo.

Pero Dios también gobierna a los animales, a los hombres y a los ángeles. En primer lugar, Dios controla a los animales. Esto es claramente enseñado en la Biblia. En Génesis 6:20 leemos que antes de que Dios enviara el diluvio sobre la tierra, El hizo que dos animales de cada clase entraran al arca de Noé. Estos animales fueron controlados por Dios. En Éxodo capítulo ocho tenemos una descripción de las plagas que Dios envió sobre la tierra de Egipto.

Leemos acerca de cómo las ranas salieron del río Nilo y entraron al palacio del rey y las casas de sus siervos. Dios incluso hizo que las ranas entraran en las camas de los egipcios, y aún dentro de sus hornos (lugares donde las ranas comúnmente no entran). Muchas moscas invadieron también la tierra de Egipto, pero no se acercaron a ninguno de los lugares donde el pueblo de Dios se encontraba. Enseguida, Dios hizo que se enfermara el ganado de los egipcios, pero nada del ganado perteneciente al pueblo de Dios se enfermó. Vemos corno Dios tuvo el control de estos animales en todo tiempo.

En 1 Reyes 17:2-4 leemos que Dios dijo a su profeta Elías que se fuera a vivir cerca de un arroyo en donde unos cuervos le alimentarían. Los cuervos llevaron la comida al siervo de Dios en lugar de comérsela ellos mismos. Hay muchas otras historias corno éstas en la Biblia que demuestran que Dios controla a los animales. Por ejemplo, Dios cerró la boca de los leones cuando su siervo Daniel fue puesto en el foso de los leones; Dios hizo que un gran pez tragara a su siervo Jonás, y luego cuando Dios quiso, este pez lo vomitó en tierra seca. Así que sin lugar a dudas, es verdad que Dios controla a los animales. Ellos hacen exactamente lo que El les manda hacer.

En segundo lugar, Dios controla no sólo a los animales sino también a los hombres. Aunque esto sea algo muy difícil de aceptar, deseo que comprendan que ésta es la verdad. Porque hay dos alternativas, o Dios tiene el control de todo o alguien más le controla a Él. Del mismo modo, es la voluntad de Dios la que siempre se cumple o es la voluntad de los hombres. Ahora, ¿cuál de estas alternativas es la verdad? Es cierto que muchas personas odian a Dios, pero esto no significa que Él no pueda usarlos como sus instrumentos cuando Ello deseé.

No es suficiente decir que Dios puede detener los efectos malos de lo que las personas malvadas hacen. Tampoco basta simplemente decir que algún día Dios castigará a los malos por sus pecados. Dios es tan grande que cada cosa que las personas más malvadas hacen está enteramente bajo su control. De hecho, las personas malas en realidad hacen lo que Dios ha dicho de antemano que ellos harían, aunque la persona mala no se dé cuenta de ello. Esto es exactamente lo que sucedió con Judas, el hombre que entregó a Jesucristo en manos de aquellos que lo odiaban. ¿Podría alguien ser más malo de lo que fue Judas? Así que, si Judas estaba haciendo aquello que Dios había decidido que hiciera, entonces no es difícil creer que todas las personas malas están igualmente haciendo lo que Dios había dicho que tenía que suceder.

En Hechos capítulo 17:28 leemos que en Dios vivimos y nos movemos y somos. Esto fue dicho por poetas griegos que no eran creyentes y cuyos discípulos se burlaron de la idea de que Jesús resucitara de la muerte. Pero parece que aún lo hecho por estas personas estaba bajo el control de Dios. De Proverbios 16:9 aprendemos que la gente hace sus propios planes para su vida, pero son los planes de Dios los que en realidad se cumplen: "El corazón del hombre piensa su camino; mas Jehová endereza sus pasos."

La historia del rico insensato en el Nuevo Testamento (Lucas 12:16-21) muestra que tan cierta es esta afirmación. Nos habla de cómo un hombre planeaba construir grandes graneros donde guardaría toda la cosecha que levantara. El planeaba disfrutar su vida, pero Dios había determinado algo diferente, y fue el plan de Dios el que se cumplió. 

Dios declaró que aquel hombre necio moriría esa misma noche y así ocurrió. Nunca es correcto decir que las personas puedan actuar en contra de la voluntad de Dios: Tan sólo piense en los siguientes pasajes de la Biblia: Job 23:13 dice: "Pero si él determina una cosa, ¿Quién lo hará cambiar? Su alma deseó e hizo." Proverbios 21:30 dice: "No hay sabiduría, ni inteligencia, ni consejo contra Jehová". Isaías 14:27 enseña que aquello que Dios ha determinado, no puede ser alterado por nadie: "Porque Jehová de los ejércitos lo ha determinado, ¿Quién lo impedirá? Y su mano extendida, ¿Quién la hará retroceder?" La Biblia enseña claramente que las acciones de cada persona, sean buenas o malas, son controladas por el Dios soberano. Los hombres pueden pensar que ellos son más fuertes que Dios, rebelándose quizás contra El, pero Dios se ríe de su debilidad y de su necedad. Él es tan poderoso que puede destruirlos fácilmente en el momento en que Él quiera.

Tercero, Dios controla también a los ángeles. Ellos son mensajeros de Dios. Escuchan lo que Dios dice y hacen lo que Él les manda. Aún los ángeles malos obedecen a Dios. Satanás mismo está completamente bajo el control de Dios. Hasta que Dios le permitió hacerlo, Satanás fue incapaz de tocar a Job En Mateo 4:11 leemos que Jesús le dijo a Satanás que se fuera y éste inmediatamente le dejó. En el fin del mundo, Satanás será lanzado en el lago de fuego que ha sido preparado para él y sus ángeles.

Dios reina. El controla todo, las cosas inanimadas, los animales, las personas y los ángeles, incluyendo a Satanás mismo. No puede suceder nada en todo el universo a menos que Dios haya determinado que acontezca. Aquellos que confían en un Dios tan grande, tienen paz en sus corazones. Confiar en un Dios soberano da un sentido de seguridad lo cual fortalece la fe. No es la casualidad, ni la "mala suerte", ni el hombre, ni Satanás quienes gobiernan al mundo. Es el Dios todopoderoso quien gobierna por su buena voluntad y para su propia y eterna gloria.

Así que fortalezcámonos en Dios y su voluntad revelada a través de la Palabra de Dios, y descansemos en su reposo que es nuestro Señor Jesucristo en quien están todas las cosas que necesitamos en esta vida y en la eternidad. Rendirnos ante su señorío es lo mejor para nosotros y para nuestras familias, vivir para Dios es lo mejor, hacer las cosas a la manera de Dios nos trae paz y seguridad.

1 Pedro 2:9. Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy (NBLH). Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anuncien las virtudes de Aquél que los llamó de las tinieblas a Su luz admirable.

Salmos 22:28. La Biblia de las Américas (LBLA). Porque del Señor es el reino, y El gobierna las naciones.

1 Crónicas 29:12. La Biblia de las Américas (LBLA). De ti proceden la riqueza y el honor; tú reinas sobre todo y en tu mano están el poder y la fortaleza, y en tu mano está engrandecer y fortalecer a todos.

2 Crónicas 20:6. La Biblia de las Américas (LBLA). Y dijo: Oh Señor, Dios de nuestros padres, ¿no eres tú Dios en los cielos? ¿Y no gobiernas tú sobre todos los reinos de las naciones? En tu mano hay poder y fortaleza y no hay quien pueda resistirte.

Salmos 9:7-8. Nueva Traducción Viviente (NTV). Pero el Señor reina para siempre, desde su trono lleva a cabo el juicio. Juzgará al mundo con justicia y gobernará a las naciones con imparcialidad.

Salmos 47:2. La Biblia de las Américas (LBLA). Porque el Señor, el Altísimo, es digno de ser temido; Rey grande es sobre toda la tierra.

Salmos 66:7. La Biblia de las Américas (LBLA). El domina con su poder para siempre; sus ojos velan sobre las naciones; no se enaltezcan los rebeldes.

Salmos 103:19. Nueva Traducción Viviente (NTV). El Señor ha hecho de los cielos su trono, desde allí gobierna todo.

Daniel 4:32. La Biblia de las Américas (LBLA). Y serás echado de entre los hombres, y tu morada estará con las bestias del campo; te darán hierba para comer como al ganado, y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas que el Altísimo domina sobre el reino de los hombres, y que lo da a quien le place.”

1 Timoteo 6:15. Nueva Traducción Viviente (NTV). Pues, en el momento preciso, Cristo será revelado desde el cielo por el bendito y único Dios todopoderoso, el Rey de todos los reyes y el Señor de todos los señores.

Isaías 9:6-7. Nueva Traducción Viviente (NTV). Pues nos ha nacido un niño, un hijo se nos ha dado; el gobierno descansará sobre sus hombros, y será llamado: Consejero Maravilloso, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Su gobierno y la paz nunca tendrán fin. Reinará con imparcialidad y justicia desde el trono de su antepasado David por toda la eternidad. ¡El ferviente compromiso del Señor de los Ejércitos Celestiales hará que esto suceda!

Bendiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario