Nuestro deseo es que cada uno de los mensajes, así como cada uno de los ministerios y recursos enlazados, pueda ayudar como una herramienta al crecimiento, edificación y fortaleza de cada creyente dentro de la iglesia de Jesucristo en las naciones y ser un práctico instrumento dentro de los planes y propósitos de Dios para la humanidad. Cada mensaje tiene el propósito de dejar una enseñanza basada en la doctrina bíblica, de dar una voz de aliento, de edificar las vidas; además de que pueda ser adaptado por quien desee para enseñanzas en células o grupos de enseñanza evangelísticos, escuela dominical, en evangelismo personal, en consejería o en reuniones y servicios de iglesias.

domingo, 1 de julio de 2018

La llenura del Espíritu Santo-


Hechos 1:8. Reina Valera Contemporánea (RVC). Pero cuando venga sobre ustedes el Espíritu Santo recibirán poder, y serán mis testigos en Jerusalén, en Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Zacarías 4:6. Jubilee Bible 2000 (Spanish) (JBS). Entonces respondió y me habló, diciendo: Esta es Palabra del SEÑOR a Zorobabel, en que se dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, dijo el SEÑOR de los ejércitos.

Para vivir la vida que agrada a nuestro Padre Celestial en estos tiempos finales y peligrosos de cumplimiento de la Palabra de Dios, debemos pedir y anhelar en todo tiempo, el ser llenos del presencia del Espíritu Santo; como nuestra naturaleza ha sido  cambiada de carnal y pecaminosa a espiritual, es necesario que podamos tener la unción de Dios en todo momento, es necesario ser enseñados y guiados por Dios, es necesario recibir la sabiduría divina, el conocimiento y el entendimiento espiritual para poder enfrentar todas las circunstancias y situaciones que se nos presentan en la realidad de nuestro diario vivir.

Isaías 11:2. Jubilee Bible 2000 (Spanish) (JBS). Y reposará sobre él el Espíritu del SEÑOR, Espíritu de sabiduría y de inteligencia, Espíritu de consejo, y de fortaleza, Espíritu de conocimiento y de temor del SEÑOR

El conocimiento de Dios lo obtenemos a través de la lectura profunda de la Biblia, de escudriñarla, pero la revelación llega a nuestras vidas por medio de la obra del Señor el Espíritu Santo. Pero esto es solo el comienzo de nuestra vida eterna, porque necesitamos la presencia de Dios todo el tiempo en nosotros y en todos nuestros asuntos, necesitamos su llenura para vivir como hijos de Dios y embajadores suyos en esta tierra. Es necesario que andemos como nuestro Señor Jesucristo anduvo en esta tierra.

1 Juan 2:6. Palabra de Dios para Todos (PDT). El que dice que permanece en Dios, debe vivir como vivió Jesús.

Necesitamos ser llenos de Dios, de su Espíritu Santo para para comprender que debemos hacer en cada circunstancia y cómo manejarla de la manera correcta, también necesitamos de su llenura y de su poder para enfrentar todos los ataques y artimañas del diablo contra nosotros y nuestras familias; no debemos ignorar que el enemigo de Dios quiere destruir las vidas de todos aquellos que hemos aceptado al Señor Jesucristo como nuestro Salvador personal, quienes voluntariamente hemos decidido que el Reino de los cielos gobierne nuestros corazones por Jesucristo y su Palabra.

1 Juan 2:3-6. Palabra de Dios para Todos (PDT). Podemos estar seguros de que conocemos a Dios si hacemos lo que él nos manda. Alguien puede decir: «Yo conozco a Dios», pero si no obedece sus mandamientos es un mentiroso y la verdad no está en su vida. Pues el amor llega a su perfección cuando uno obedece lo que Dios enseña. La prueba de que andamos bien con Dios es la siguiente: el que dice que permanece en Dios, debe vivir como vivió Jesús.

Una de las cosas que genera gozo y fuerza en los hijos e hijas de Dios es el poder hacer la voluntad de Dios en medio de todas las circunstancias que nos rodean, sean buenas o malas, es ahí en dónde debemos colocar todos nuestros esfuerzos, esa es nuestra esencia. Cuando tomamos conciencia de nuestra nueva naturaleza es que podemos ver las cosas como el Padre Celestial quiere que las veamos, eso sólo se logra teniendo la mente de Cristo, tema que estudiamos la semana anterior, a continuación les dejo el link del sermón “La mente de Cristo en nosotros” 

https://casadeoracioniglesiacristiana.blogspot.com/2018/06/la-mente-de-cristo-en-nosotros.html.

Juan 16:7-15 Reina Valera Contemporánea (RVC). La obra del Espíritu Santo. Pero les digo la verdad: les conviene que yo me vaya; porque si no me voy, el Consolador no vendrá a ustedes; pero si me voy, yo se lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me verán más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ya ha sido juzgado. Aún tengo muchas cosas que decirles, pero ahora no las pueden sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él los guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y les hará saber las cosas que habrán de venir. Él me glorificará, porque tomará de lo mío y se lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y se lo dará a conocer a ustedes.

Para vivir esa clase de vida celestial debemos vivir en total dependencia, pero no lo podemos hacer en nuestras fuerzas, ni en nuestras buenas intenciones, eso se logra sólo por medio de la ayuda de nuestro Señor el Espíritu Santo, por medio de su obra regeneradora, por medio de su obra vivificadora, por medio de su enseñanza y de su guía, cuando somos pastoreados por él.

Salmos 40:8. Traducción en lenguaje actual (TLA). Dios mío, cumplir tu voluntad es mi más grande alegría; ¡tus enseñanzas las llevo muy dentro de mí!

Efesios 5:1. Palabra de Dios para Todos (PDT). Así que son imitadores de Dios, pues ustedes son sus hijos amados.

Efesios 5:15-18. Palabra de Dios para Todos (PDT). Por eso hay que tener mucho cuidado con la forma de vivir. No vivan como la gente necia, sino con sabiduría. Esto quiere decir que deben aprovechar toda oportunidad para hacer el bien, porque estamos en una época llena de maldad. No sean tontos, mejor traten de entender cuál es la voluntad del Señor. No se emborrachen, porque así echarán a perder su vida, mejor llénense del Espíritu Santo.

Pablo en la carta a los Efesios continúa esta sección de consejos prácticos para quienes hemos aceptado a Dios como nuestro Padre y nosotros como sus hijos amados somos el objeto del amor de Dios. Puesto que existe esta relación paternal y amorosa, ésta debe determinar el modelo de vida que debemos imitar.

La palabra “imitar” (mimetés  G3402) viene de una expresión del teatro para los mimos, pero significa más que imitar los movimientos físicos. Aquí incluye expresar en carne propia el carácter y el espíritu del modelo imitado. Como en la vida actual, el niñito normalmente desea ser como su padre, y el padre bueno desea que su hijo crezca en ser como él, así deben ser los hijos de Dios.

El segundo consejo es andad en amor, como Cristo también nos amó y se entregó por nosotros. Como hijos amados imitando a Dios, nuestra conducta debe ser el amor, aquel amor agápe que no conoce ningún límite ni precio. Dado que somos el objeto del amor de Cristo y la razón de su muerte debemos aprender cómo andar en amor como acción habitual.

Pablo cita el ejemplo del amor de Cristo que lo llevó a entregarse a sí mismo por nosotros como ofrenda y sacrificio en olor fragrante a Dios. El amor encarnado y ejemplificado en Cristo agradó a Dios en gran manera. La muerte vicaria y expiatoria de Cristo fue como una ofrenda voluntaria por nosotros y un sacrificio agradable a Dios. Así que nuestro comportamiento debe de ser como una ofrenda de amor de uno mismo y un sacrificio que agrada a Dios, a nuestro Padre Celestial. Esta manera de vivir es necesaria para que podamos recibir la unción y la llenura del Espíritu Santo.

Mateo 3:11. Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy (NBLH). Yo, en verdad, los bautizo a ustedes con agua para arrepentimiento, pero Aquél que viene detrás de mí es más poderoso que yo, a quien no soy digno de quitar las sandalias; El los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego.

Hechos 1:4-9. Reina Valera Contemporánea (RVC). Mientras estaban juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que les dijo: «Esperen la promesa del Padre, la cual ustedes oyeron de mí. Como saben, Juan bautizó con agua, pero dentro de algunos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo.» Entonces los que estaban reunidos con él le preguntaron: «Señor, ¿vas a devolverle a Israel el reino en este tiempo?» Y él les respondió: «No les toca a ustedes saber el tiempo ni el momento, que son del dominio del Padre. Pero cuando venga sobre ustedes el Espíritu Santo recibirán poder, y serán mis testigos en Jerusalén, en Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.» Después de haber dicho esto, ellos lo vieron elevarse y ser recibido por una nube, que lo ocultó de sus ojos.

El Señor el Espíritu Santo es la única fuente de poder para para los hijos de Dios, su llenura en nosotros es sinónimo de poder para vivir la vida que agrada a Dios, es la capacitación para nuestro servicio y nuestro testimonio. Volvamos al verso de Isaías 11:2. Jubilee Bible 2000 (Spanish) (JBS). Y reposará sobre él el Espíritu del SEÑOR, Espíritu de sabiduría y de inteligencia, Espíritu de consejo, y de fortaleza, Espíritu de conocimiento y de temor del SEÑOR

El Espíritu Santo trabaja en tres ámbitos del creyente: con, en, sobre (con: junto al creyente; en: dentro del creyente; y sobre: poder para hacer). En este pasaje observamos algunos objetivos de la unción: “sobre” indica el hacer para Dios, para la predicación (“para dar buenas nuevas”), para sanar, para liberar. Entonces el poder o la unción del Espíritu Santo no es dada para un beneficio egoísta o personal, sino para bendición y ministración de otros. La unción es para sanar a los enfermos, echar fuera demonios, predicar el evangelio, ministrar milagros y ante todo glorificar a Cristo.

Ungir significa aplicar un ungüento o derramar aceite sobre algo o alguien. La unción en el sentido bíblico consistía en la práctica de un sacerdote o profeta de derramar aceite sobre un hombre u objeto con el fin de consagrarlo para el servicio a Dios. Era la forma simbólica de mostrar que Dios había apartado a alguien para una tarea específica. Era una manera simbólica de santificar o apartar. Era el acto de derramar aceite sobre algo o alguien para consagrar, santificar, apartar o dedicar a ese objeto o a esa persona para una tarea especial.

Muchas personas desean la unción de parte de Dios, la llenura del Espíritu Santo, para su vida, pero no saben cómo adquirirla ni para qué sirve.  En 2 Reyes 2 encontramos la historia de Elías y Eliseo. Eliseo siguió y sirvió a Elías hasta el fin, y antes de que este último fuera arrebatado por el Señor para ir al cielo, le dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes de que sea quitado de ti. Y él le respondió: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. Él le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; más si no, no. Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino. Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes. Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán. Y tomando el manto, golpeó las aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo. 2 Reyes 2.9-14 RV1960.

La llenura o unción requiere humildad. Eliseo no tenía temor de imitar a Elías, sino que fue lo suficientemente humilde para aprender de su maestro y pedirle una doble porción de unción. Como es el maestro, es el discípulo. Eliseo golpeó las aguas del Jordán de la misma manera que lo hizo Elías, y después resucitó un muerto utilizando el mismo método. El poder de Dios vino a reposar sobre la humildad de Eliseo para hacer el doble de milagros que había hecho Elías.

Isaías 61. Palabra de Dios para Todos (PDT). El Señor DIOS ha puesto su Espíritu en mí porque el SEÑOR me ungió con aceite para anunciar las buenas noticias a los pobres. Me ha enviado a sanar a los afligidos, a anunciar liberación a los prisioneros y libertad a los presos. Me eligió para anunciar el año en que el SEÑOR se mostrará favorable y el día en que nuestro Dios se vengará. Me eligió también para consolar a todos los que están tristes, para darle al pueblo afligido de Sion una corona en vez de cenizas, aceite de alegría en vez de luto, vestido de alabanza en vez de espíritu triste.

Ellos serán llamados robles de justicia, la planta gloriosa del SEÑOR. Ellos reconstruirán las ruinas antiguas y levantarán los lugares que fueron destruidos anteriormente. Reconstruirán las ciudades arruinadas que están destruidas desde hace mucho tiempo.

Extranjeros se pondrán a cuidar los rebaños de ustedes. Los hijos de los extranjeros trabajarán en los campos y viñedos de ustedes. A ustedes se les llamará sacerdotes del SEÑOR y siervos de nuestro Dios. Ustedes disfrutarán la riqueza de las naciones y estarán orgullosos de las riquezas de ellos. En vez de la doble vergüenza  y deshonra que ustedes sufrían, recibirán doble porción en su país. Su alegría será eterna. «Porque yo, el SEÑOR, amo la justicia y odio el robo y la maldad. Les daré fielmente su recompensa y haré un pacto eterno con ellos. Sus descendientes serán reconocidos en las naciones y sus hijos entre los pueblos.

Todos los que los vean reconocerán que son un pueblo bendecido por el SEÑOR». Por causa del SEÑOR me alegro mucho y todo mi ser se llena de felicidad. Porque me ha vestido de salvación y me ha puesto una capa de libertad. Quedé como un novio vestido para la boda o como una novia adornada con sus joyas. Porque así como crecen las plantas en la tierra y brotan las semillas en un jardín, así el Señor DIOS hará que brote justicia salvadora y alabanza delante de todas las naciones.

Podemos ver en el capítulo anterior, para que somos ungidos y llenos del Espíritu Santo. Nos muestra el deseo del corazón de Dios hacia nosotros y que ha sido siempre que seamos personas que demos buenos frutos y de esa manera producir un impacto sobre todas las almas que nos rodean.

La unción del Espíritu Santo únicamente confiere la capacitación celestial que necesitamos para cumplir con el llamado y los propósitos eternos de nuestro Padre Celestial en nuestras vidas.

Apocalipsis 1:6. RVR1960. Y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

El Señor quiere que tengamos el poder de reyes y la pureza de sacerdotes. Es vital que experimentemos su unción a plenitud a fin de obtener eso. "La unción" traerá liberación, fortaleza y salvación al pueblo de Dios. Cristo en griego y Mesías en hebreo, significan "El Ungido". Jesucristo inicio su ministerio al proclamar: Lucas 4:18 citando la palabra escrita en Isaías 61. Él aclaró que era porque el Espíritu del Señor le había ungido, que podía estar capacitado para tener un ministerio efectivo. La misma regla se aplica hoy en día a cada uno de nosotros. Hebreos 13:8-15. RVR1960. Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Isaías habló acerca del poder de liberación de la unción en las siguientes palabras en Isaías 10:27. RVR1960. Acontecerá en aquel tiempo que su carga será quitada de tu hombro, y su yugo de tu cerviz, y el yugo se pudrirá a causa de la unción.

Es necesario tener el Espíritu Santo, pero también es necesario recibir la llenura dentro de nosotros e impartir la unción plena para dirigir al pueblo de Dios y cumplir su voluntad en nuestra generación. La unción es indispensable para ser útil y usado por Dios dentro de su obra y sus propósitos, no importa la posición o el nombramiento, pero también la necesitamos para realizar todos nuestros asuntos, la necesitamos para enfrentar todas nuestras circunstancias, la necesitamos todos los días de nuestra vida.

La presencia de Dios puede estar en nuestra vida, podemos tener comunión con El, amarle y andar con El, pero necesitamos el poder de Dios para luchar contra los poderes del infierno. No importa cuál sea nuestro llamado ministerial, necesitamos el poder de la unción del Espíritu Santo para poder ejercerlo. Sin la unción, sin la llenura es imposible, sin ella no habrá crecimiento ni bendición, ni victoria en todo lo que emprendamos.

Recordemos el énfasis que puso Jesús en sus palabras antes de su ascensión. “Recibiréis el poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo y me seréis testigos”

Necesitamos la unción del Espíritu Santo para escuchar, para servir y para andar como debemos. Tanto la sangre de Jesús como la unción del Espíritu Santo son partes necesarias de nuestra "gran salvación".

Hebreos 2:3. RVR1960. ¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron. Hechos 2:4; 4:33; 5:12. RVR1960. "Y fueron todos llenos del Espíritu santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, como el espíritu les daba que hablasen… y los apóstoles les daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con gran esfuerzo [poder]… y muchos milagros y prodigios eran hechos por los apóstoles en el pueblo…"

Veamos ahora la vida de Moisés y que ejemplo de vida nos dejó en cuanto al tema que estamos tratando. Dios lo usó para liberar a su pueblo de Egipto. Luego, a través de él, Dios otorgó la ley a Israel. Moisés gobernó sobre los israelitas por cuarenta años. Él pudo hacer tal obra únicamente por la unción especial que llevaba de parte de Dios. Llevaba tanto la unción de profeta-sacerdote como la de rey. Como sacerdote, intercedía por Israel y los instruía en el camino de la justicia. También gobernó sobre ellos como rey. Su vida se caracterizó por una tremenda unción de poder y dedicación a la oración. Llevó sobre sí una plena unción. Fue un hombre que ejerció los derechos sacerdotales para tener acceso a Dios y también ejerció gran autoridad sobre el pueblo como rey. Es de especial interés notar que Moisés no recibió el título de "sacerdote", ni de "rey", aunque operó en ambas áreas.

La promesa de Dios para la restauración de la plena unción fue cumplida en Jesucristo. Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros. Hebreos 1:9. RVR1960. Jesús reina, por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús. Hebreos 3:1. RVR1960. y como "Rey de Reyes y Señor de Señores". Apocalipsis 17:14. RVR1960. Solo El "ha sido hecho por Dios sabiduría, y justificación, y santificación, y redención". 1 Corintios 1:30. RVR1960. "Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y que baja hasta el borde de sus vestiduras". Salmo 133:2. RVR1960.

Una hermosa ilustración y verdad son expresadas en el versículo anterior. La unción que venía sobre el sumo sacerdote corría desde la cabeza hasta las extremidades inferiores de su cuerpo. Debemos Llevar Su Unción. Ahora sabemos que somos miembros del Cuerpo de Cristo. 1 Corintios 12:27. RVR1960. Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. Sabemos que Cristo es cabeza y sumo sacerdote: Efesios 1:22. RVR1960. Y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia. Hebreos 3:1. RVR1960. Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús.

La unción de nuestro Señor Jesucristo fue la ilustración final de la unción que Dios desea que nosotros tengamos. Como hijos e hijas de Dios, debemos llevar su presencia y unción para vivir vidas justas, santas y ungidas; Para sanar los enfermos, echar fuera demonios, predicar las Buenas Nuevas de Salvación en todos los rincones del mundo. 1 Pedro 2:9. RVR1960, dice que nosotros somos: "Linaje escogido, real sacerdocio (sacerdotes-reyes). "Y nos ha hecho reyes y sacerdotes para Dios". Apocalipsis 1:6; 5:10 RVR1960.

Colosenses 1:9-14. RVR1960. Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.

Debemos mantener la Unción, la llenura del Espíritu Santo, en nuestras vidas; Juan nos dice: "Pero la unción que vosotros habéis recibido de él, mora en vosotros, mas como la unción misma os enseña de todas las cosas, y es verdadera… os ha enseñado a perseverar en Él. Y ahora hijitos, perseverad en Él; para que cuando apareciere, tengamos confianza, y no seamos confundidos de él en su venida" 1 Juan 2:27-28. RVR1960.

La terminología "morar" parece ser la clave. "Estad en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto de sí mismo, si no estuviere en la vid; así ni vosotros, si no estuvieres en mí. "Yo soy la vid, vosotros los pámpanos: el que está en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque sin mí nada podéis hacer. El que en mí no estuviere, será echado fuera como mal pámpano, y se secará; y los cogen, y los echan en el fuego, y arden. Si estuviereis en mí, y mis palabras estuvieren en vosotros, pedid todo lo que quisiereis, y os será hecho" Juan 15:4-7. RVR1960.

Pablo dijo eso de la siguiente manera: "Por tanto de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él, arraigados y sobreedificados y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados abundando en acciones de gracias". Colosenses 2:6-7. RVR1960. El que el pámpano pueda permanecer en la vid significa que continúe conectado, a fin de que reciba la vida que fluye a través de la vid. El ser fructífero depende de esa conexión vital con la vid. De esa misma manera, nosotros tenemos que permanecer en relaciones íntimas con Jesús. Si lo hacemos, Su vida y Su unción siempre fluirán a través de nosotros. Entonces, ministraremos dentro de esa plena unción de Jesús: profeta-sacerdote y rey. La adoración y la alabanza vendrán a ser como el aliento de vida. Seremos equipados con Su poder y dones para liberar a otros en la misma libertad que disfrutamos. Bendiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario